¿Cómo salir de ésta?

Nadie cabal ignora que se nos está ocultando información desde hace mucho tiempo. Tampoco se duda que el diagnostico de nuestra gravísima situación económica no ha sido certero y que la terapia aplicada ha sido tardía y errónea. Así las cosas ¿qué cabe hacer?. El saneamiento de sus sistemas financieros, muchos de los países de nuestro entorno, lo hicieron hace tres años. Nosotros queremos hacerlo ahora, pero ¿con qué dinero?. Recientemente se ha recortado en salud, educación, dependencia e investigación por el desequilibrio en el ingreso y gasto público. Y para frenar el déficit y el oneroso pago de la deuda. El BCE duda en cómo y cuándo ayudarnos.
Manuel Castells en La Vanguardia del 1 de junio, sostiene que solo se pueden hacer dos cosas para salir de esta ante el papelón que hacen nuestros dirigentes: estimular la demanda inyectando dinero público como lo hizo EEUU o devaluar la moneda. Ambas cosas complicadas en el seno de la UE por el credo auto impuesto. Ni tan siquiera son asuntos que se discutan. Excepto Alemania, el resto de las economías de la UE ganarían competitividad y músculo exportador con una devaluación del euro.
El paciente español se ha mostrado esquivo ante los médicos europeos, no se ha dejado aconsejar, ha retrasado la implantación de una terapia adecuada que ahora no tendrá el efecto que si se hubiera administrado hace tres o cuatro años, será por ende menos eficaz, más costosa y el dolor más duradero. Los economistas hablan de consecuencias y discrepan entre ellos, los epidemiólogos no aciertan con las causas, el pronóstico del paciente nadie nos lo dice……ante tan dramático escenario, dicho paciente no sale de su postración, malvive abrumado, deprimido, paralizado y con miedo a que la enfermedad se extienda a órganos vitales que pongan en peligro su propia vida. ¿Qué tipo de médicos necesita este paciente en tan tardía fase? Y sobre todo, ¿donde están?

Anuncios

Un comentario en “¿Cómo salir de ésta?

  1. Parece obvio que las soluciones intentadas no se caracterizan ni por su creatividad ni por tener demasiado calado sistémico. La maldición de las soluciones miopes y cortoplacistas es que más temprano que tarde nos dejan donde estábamos… o peor.
    Cordiales saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s